Desde nuestras tiendas especializadas en joyería de plata ZONA oímos con frecuencia esta pregunta: ¿Es malo dormir con pendientes?. Y la mayoría de nuestros clientes se sorprenden al escuchar la respuesta: pues claro que si. No solo es incómodo dormir con pendientes (aunque estés acostumbrado, es mucho más confortable dormir sin ellos y sin duda se descansa mejor), pero además, dormir con pendientes tiene consecuencias estéticas poco deseables. 

El roce del lóbulo de la oreja sobre la almohada hace que el pendiente esté en continuo movimiento y favorezca la inflamación del agujero y lo desgarre, deformando su forma y su tamaño. Como consecuencia esto ocasiona problemas de irritación, picor y dolor en la piel y además, un agujero desgarrado hará que cualquier modelo de pendiente quede más bonito en el expositor de la joyería que en nuestra oreja, cuando realmente debería ser al contrario.

Todas estas consecuencias pueden agravarse si los pendientes son largos, porque pueden engancharse sin darnos cuenta mientras dormimos y un tirón accidental puede desgarrar completamente nuestro agujero. En ese caso no hay más remedio que acudir a un profesional para que lo cosa y hacer uno nuevo cuando haya cicatrizado.


Y por último, como siempre os aconsejamos llevar siempre pendientes realizados con metales nobles, oro o plata; con los que no tendréis ningún problema de reacciones alérgicas, infecciones u otro tipo de inconvenientes y además son las únicas joyas que pueden perdurar con el transcurrir del tiempo.


Además para una conservación óptima de cualquier tipo de joya, es mejor evitar que se puedan manchar o engrasar con los productos que utilizamos en el aseo facial antes de dormir.


Y otra ventaja más, añadida a las ya citadas, es que quitando nuestras joyas por la noche, nos permite elegir otras diferentes por la mañana, acorde con el atuendo elegido para el nuevo día :)