• La horacahta de chufa es una bebida energética y nutritiva, de origen completamente vegetal y con propiedades cardiovasculares similares al aceite de oliva, contribuyendo a disminuir el colesterol y los triglicéridos, por su alto índice de ácido oleico.

  • A pesar de ser una bebida energética, su contenido en hidratos de carbono son azúcares más complejos, fundamentalmente sacarosa y almidón, no glucosa.

  • Es rica en minerales: fósforo, magnesio, potasio, calcio y hierro, además de grasas insaturadas y proteínas.

  • Contiene más hierro, cinc y cobre e igual contenido en magnesio que la leche de vaca o cabra.

  • Posee propiedades astringentes y facilita la digestión,  ayuda en la recuperación de los problemas gastrointestinales gracias a su alto contenido en almidón y aminoácidos.

  • Tiene un bajo contenido en sodio, por lo que puede ser consumida por hipertensos.

  • No contiene ningún estimulante con lo que es apta para niños, embarazadas, ancianos…

  • No tiene lactosa ni fructosa y si no se le añade azúcar extra la horchata de chufa puede ser perfectamente consumida por diabéticos, además contiene arginina, que está relacionada con la estimulación de la síntesis de insulina. La arginina también está relacionada con la formación de masa muscular y la disminución de la grasa corporal, con lo que también es apta para personas con sobrepeso.

  • Provoca menos casos de hipersensibilidad y alergias que la leche de vaca y la soja. Y no contiene gluten, lo hace un producto apto para celiacos.

  • Y lo mejor es que está buenísima.

Además, el aporte calórico de la horchata suele ser de unas 85 calorías por cada 100 ml, por lo que un vaso de horchata de 200 ml contendrá unas 170 calorías. Menos que un refresco azucarado, lo que nos deja margen para acompañarla con unos cuantos fartons…


¿Líquida, mixta o granizada?¿Tú como la prefieres?



Imagen de Heather Cowper http://www.heatheronhertravels.com/