Facebook ha sido una potente herramienta gratuita de publicidad, y digo ha sido porque parece que va a dejar de ser gratis y para que nuestras páginas sean vistas vamos tener que pagar. ¿En serio?

Sí. Facebook ha introducido cambios en su algoritmo que han provocado que se reduzca considerablemente el alcance el alcance orgánico medio de las publicaciones de las páginas. Y, según Facebook, esta reducción en el alcance va a ir a más.

La respuesta a esta reducción es filtrar los contenidos ofreciendo a cada usuario lo que más le interese, le sea más relevante o de mejor calidad, mejorando así su experiencia en Facebook.

Si Facebook ha reducido considerablemente el alcance de mis publicaciones pero a mí lo que me interesa es que lleguen cada vez a más gente ¿qué hacer?

Facebook pretende que los administradores de las páginas las promocionen y contraten su publicidad para conseguir más alcance. Es lo que todos queremos, que cada vez más gente vea nuestra página y nuestras publicaciones. Pues ahora para eso hay que pagar.

Facebook promociona tu página y rápidamente consigues más “me gusta”, más fans. Es obvio que cuantos más fans tenga en mi página a más gente le llegan mis publicaciones. Cabe pensar que si consigo todavía más fans de los que tenía antes aunque el alcance disminuya mis publicaciones le seguirán llegando al mismo número de usuarios que antes.

La solución parece que pase por invertir en Facebook y comprar “me gusta” para tener cada vez más fans. Pues no,  nada más lejos de la realidad. ¿Por qué?

Porque la gran mayoría de “me gusta”, fans, conseguidos a través de la publicidad de Facebook no son de personas interesadas en nuestras páginas o son “me gusta” que provienen de cuentas falsas que no interactúan con tus publicaciones.


Para muestra un botón: El caso de Veritasium

En mayo de 2012 Facebook envió un cupón por valor de 50$ a Veritasium para promocionar su página de Facebook, que por entonces tenía 2.000 “me gusta”. Gastó dicho cupón y a los pocos días triplicó el número de fans, con lo que le pareció interesante invertir en la publicidad de Facebook. Y unos meses más tarde llegó a la cantidad de 70.000 fans. Con dichas cifras es para pensárselo, ¿no?

El problema vino cuando se dio cuenta de que tenía el mismo grado de interacción (shares, me gusta y comentarios), o incluso menos, que antes de contratar la publicidad de Facebook, cuando solo tenía 2.000. ¿Por qué?
Porque los fans no eran personas interesadas en Veritasium o provenían de cuentas falsas, eran fans inútiles para su página, con lo que la publicidad que les llegaba a estos “fans” caía en saco roto. Y eso no es lo peor, esos falsos fans además le perjudicaron y redujeron todavía más el alcance de sus publicaciones: 

La razón, como pudo comprobar Derek Muller, propietario de la página Veritasium, es porque cuando compartes una publicación Facebook la distribuye a una pequeña porción de tus fans, para ver su reacción con ésta. Si interactúan con la publicación (shares, me gusta y comentarios) perfecto, Facebook la distribuye con más fans de tu página e incluso con sus amigos. Pero si tu página tiene muchos fans falsos la distribución inicial de Facebook llega a menos fans interesados y como consecuencia la interacción de tu publicación será menor o nula y el alcance notablemente reducido. 

Los falsos fans vienen de granjas de clics establecidas en países en desarrollo (Egipto, India, Filipinas, Pakistán, Bangladesh, Indonesia, Nepal y Sri Lanka) en las que pagan por generar “me gusta” a sus trabajadores. Éstos tienen que dar a “me gusta” en determinadas páginas que han hecho una compra fraudulenta a través de algún servicio de terceros, pero también clican en anuncios legítimos de Facebook para evitar que Facebook les detecte como spam o bots.

Veritasium siguió las recomendaciones de Facebook para tener más fans: Contratar su publicidad para promocionar su página. Y actualmente sigue teniendo un montón de fans falsos que como hemos visto no sólo no sirven para nada, sino que son contraproducentes. 

El resultado es que gastó dinero en promocionar su página y sólo le ha servido para perjudicarla. Tiene un montón de falsos fans que no puede eliminar y si quiere llegar a sus verdaderos fans tiene que seguir contratando publicidad para que sus publicaciones lleguen a ellos. Con estos antecedentes ¿contratarías la publicidad de Facebook?

Empresas y particulares hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo en conseguir fans para nuestras páginas de Facebook y si ahora queremos llegar a ellos nos vemos abocados a contratar su publicidad.

El alcance orgánico de las publicaciones se ha reducido y se va a reducir todavía más, no será suficiente por más fans que tengas. Para que tus publicaciones lleguen a ellos tendrás que pagar o resignarte y seguir publicando para cada vez menos personas.

Y visto lo visto promocionar tu página a través del servicio que ofrece Facebook para tener más fans y contratar la publicidad para llegar a ellos es arriesgado y lejos de ser beneficioso para nuestras páginas puede ser hasta contraproducente.

A lo que yo me pregunto: ¿Merece la pena invertir tiempo, esfuerzo (y dinero) para estar en Facebook? 



Profundiza en el caso de Veritasium en este video: