En vez de plantearnos tantos deseos a cumplir y ponernos tantas “obligaciones” para el nuevo año planteémonos el SER MÁS POSITIVOS y disfrutar de lo que tenemos y de las pequeñas cosas.

Y basta ya de poner excusas por la situación económica y quejarnos constantemente por la crisis. Las situaciones mejoran y empeoran, es la ley de vida y poco podemos hacer para cambiarlo, solo nos queda asimilarlo y adaptarse o morir. ¿Te vas a rendir? 

El ser positivo ante cualquier adversidad es una ardua tarea, es un gran esfuerzo, casi sobrehumano a veces, porque hay días que te tumban la moral, pero hay que sacar fuerzas de donde sea y esbozar una sonrisa aunque no estés de humor, aprender a escuchar aunque no tengas tiempo, ayudar a quien lo necesite aunque tengas que dejar de lado tus prioridades, y en definitiva a aprender a ser realmente felices de lo que somos como personas y disfrutar de nuestra vida haciéndola plena. Con esa energía positiva claro que seremos capaces de cumplir nuestros deseos de apuntarse al gimnasio, dejar de fumar, aprender idiomas, viajas más,… Con todo eso y más. ¿Te apuntas al carro de los HAPPYS?

Tú decides que quieres hacer con el resto de tu vida.


Imagen :: Freepik.es