No nos engañemos, España no es de los países que más abierta tiene la mente al cambio y  al aprendizaje, ni tampoco a la aplicación de  otras dinámicas de trabajo que hagan crecer las empresas y a su vez contribuyan a menguar el desempleo, creando puestos de trabajo dignos y éticos.

De cualquier modo, eso nunca ha impedido a nuestro equipo que sigamos trabajando de forma persistente y apasionada, al igual que mucha otra gente que, como nosotros, de forma humilde y generalmente anónima transforman y consiguen cosas importantes en la sociedad.
Los cambios de ciclo, aunque muy necesarios, se producen de forma lenta y no exentos de miedo a lo desconocido pero en Créetelo, nuestros sueños  siempre han tenido un espíritu positivo y ganador que nos hace seguir avanzando firmes en todas nuestras misiones.
Desde que  la ONU redactó el 25 de septiembre de 2015, para dar una nueva brisa ética y de humanidad al mundo, 17  esperanzadores objetivos de desarrollo sostenible, marcando como plazo para que se alcancen, el año 2030, nuestra consultora Créetelo, se identificó con todos y cada uno de ellos y especialmente hizo suyo el objetivo número 8:

"Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos"

                                                                          


¿De que forma lo hacemos?
Formando a los  integrantes de las organizaciones en comportamientos éticos, facilitando  el conocimiento y convivencia de temperamentos, potenciando el diálogo y la escucha, con acciones prácticas y mediante la externalización de canales de comunicación online empresariales. Mejorando el ambiente laboral, demostrando lo bueno que es tener conocimientos de empatía y sobre todo impulsar su puesta en práctica, generando hábitos saludables,formando y poniendo al alcance de niños y adultos la inteligencia emocional, para enseñar a gestionarla y mantenerla en sano equilibrio, facilitar el dominio y aplicación de  técnicas de relajación y de concentración, formar en trabajo en equipo, ventas éticas, neurofelicidad aplicada y, como no, algo que se tiene un poco olvidado en las empresas pero que es un motor productivo formidable: "enseñamos a trabajar con buen humor".

Y por si fuera poco, este mes de septiembre vamos a dar un paso más y vamos a incorporar una actividad que para nosotros, fijaos si es importante e imprescindible que no exageramos si decimos que es la pieza clave para que el mundo tenga un futuro  saludable y feliz, que nos saque de este grave estancamiento de ética y valores en el cual nos encontramos en la actualidad.

Vamos a contribuir a salir definitivamente de esa Revolución Industrial obsoleta de la que tanto nos cuesta despegarnos y vamos a entrar de lleno a potenciar la Revolución Emocional.

Dentro de muy poquito, os haremos partícipes de esa gran noticia, estamos convencidos de que os entusiasmará tanto  como a nosotros.
Os confieso que para mí, en particular, es hacer realidad uno de los grandes sueños de mi vida y cuando os diga de que se trata estoy convencido de que much@s os sumareis a soñarlo conmigo.
De momento empiezo por el capítulo de agradecimientos, concretamente a dos personas y un país:
¡¡Gracias Mercedes, gracias Dayana!!
¡¡Gracias Finlandia!!